La Salsa como Representación de las Desigualdades Sociales, y su Relación con la Actividad Política


Leandro Buzón

Estudiante de Quinto año de Sociología (UCAB). Venezuela

Resumen

El presente ensayo partiendo de una orientación comprensiva tiene como objetivo buscar las relaciones coherentes que existe entre la salsa como representación de la cultura popular y la actividad política .Para ello, el presente ensayo ha sido dividido en tres partes a conocer: la primera consta de una breve introducción biográfica acerca de los orígenes de la salsa, la segunda parte del presente trabajo tratará de aproximarse a un marco referencial para describir lo que se ha denominado como: la cultura popular salsera expresión de un mundo de vida que refleja las desigualdades sociales y la tercera parte del presente trabajo apunta a un enfoque que ha sido denominado como la superación de la salsa, en dónde se pretende dejar a una lado el viejo mito de que la salsa en la actualidad sólo es escuchada solo por un determinado estrato social en este caso las clases sociales bajas, en este sentido se busca indagar y ofrecer un análisis reflexivo con el apoyo teórico y conceptual de las lecturas: el capítulo I denominado “Pasión Populismo y Política” de Jhon Street, ¿Podremos vivir juntos? de Alan Touraine, y Anthony Giddens “Un Mundo Desbocado”. Este soporte teórico ofrecido por los autores anteriormente nombrados, permitirá explicar y describir que el género de la salsa en América Latina y en mundo responde a una gigantesca masificación y comercialización del arte que se ha popularizado y expandido a través de la poderosa herramienta de los medios de comunicación y del internet.

Breves orígenes de la salsa

La salsa es un tipo de música que a veces se asocia erróneamente con España pero que es en su origen, latinoamericana. Salsa es un nombre genérico con el que se designan muchos ritmos y estilos musicales diferentes (mambo, chachacha, rumba, son montuno, guaracha), aunque todos tienen en común que se les considera ritmos afro caribeños” (Wilkie & Arnaiz, 2009, p. 119)

En el contexto musical hay varias teorías sobre el  origen de la salsa. Algunos dicen que el término salsa procede de una canción que escribió un músico cubano, Piñero en 1933, llamada “Échale Salsita”, otros apuntan a que la salsa, no es un ritmo enteramente cubano sino que tiene su raíz en una mezcla de ritmos cubanos, puertorriqueños, venezolanos y colombianos. En lo que si están todos de acuerdo es que la salsa fue un término que comercializó una compañía discográfica estadounidense en los años 60 debido al éxito musical surgido en Nueva York en estos años en las comunidades hispanas.  (Wilkie & Arnaiz, 2009, p. 119)       

Es en la década de los 70, es que la salsa se expande con mayor auge y se hace popular por todo el mundo y se constituye como uno de los géneros musicales más bailados por el continente latinoamericano.

El destino y gran impulso que tomo la salsa a partir de la década de los 70, se debe principalmente a la invención y capacidad creativa del músico Eduardo Palmieri, que gracias al aporte de este notable compositor, por primera vez la salsa cuenta con arreglos distintivos de trompetas, flautas y violines. En este orden de ideas Rondón (1980) comenta que, Palmieri marca un rumbo importante en las comunidades caribeñas que vivían en Nueva York.

La salsa, se caracteriza fundamentalmente por su alegría y dinamismo transmitidas por sus intérpretes. Su composición y arreglos están constituidos por varios instrumentos de percusión que a través de una clave musical, le da vistosidad y ritmo al género musical. En el imaginario colectivo es lo que se  conoce como el  “tucutúm pa tucúm pa”, que es por decir de un modo, el sello  de fábrica de este contagioso ritmo que compagina la percusión, más instrumentos adaptados como lo son el piano, el bajo, el violín, la batería  y sumado a esto  con una potente voz que genera plena sintonía, a la ejecución de una interpretación salsera.

La cultura popular salsera como expresión de un mundo de vida que refleja las desigualdades sociales

La revolución cubana determina dos factores importantísimos en la posterior evolución de la música popular del Caribe. Por una parte el bloqueo impuesto por los Estados Unidos y la OEA cerró las puertas de la isla, que durante años había servido de convergencia ideal para todas las tendencias. La música ahora en adelante, tendría que funcionar al margen de Cuba. (Rondón, 1980, p. 9)

Esto significó que muchos músicos, salieran de su país para emigrar y  residenciarse en la ciudad de Nueva York, lugar que acogería todos los avances e incorporaciones que se le hacían al género. En este sentido, como comenta Rondón (1980) la salsa de ahora en adelante va estar marcada por tres factores importantes a considerar como lo son:1) El uso del son como la base principal del desarrollo, 2) el manejo de unos arreglos no muy deseosos en lo que armonías e innovaciones se refiere, pero sí definitivamente picantes y violentos, 3) y el toque último del barrio marginal, la música ya no se determina en función de los lujosos salones de baile, sino en función de las esquinas y miserias, la música ya no pretendía llegar a públicos mayoritarios, su único mundo ahora es el barrio.

La salsa nace en los barrios latinos de Nueva York. Ahí los jóvenes, que viven al vaivén de la cultura popular internacional, oyendo música de rock, recibiendo todos los valores que difunde la publicad americana moviéndose con desespero entre la autenticidad y el desarraigo, comenzaron a utilizar la salsa como la única manifestación capaz de cantar sus vivencias cotidianas”. (Rondón, 1980, p. 30)

En este sentido la salsa al nacer en los barrios, desde este espacio intenta transmitir un discurso protesta frente a las situaciones políticas, económicas y sociales que se presentaban en la región latinoamericana. Ejemplo de ello, entre las canciones que más sobresalen como representación de las desigualdades sociales que se viven en América Latina, destacan composiciones como las de Rubén Blades con “El Padre Antonio y su Monaguillo Andrés”. “Desaparecidos”, “Tiburón”, Spanish Harlem y su orquesta con “Pueblo Latino”, solo por nombrar algunas canciones la salsa a través de sus composiciones e interpretaciones critican tanto a los gobiernos de derecha, como de izquierdas que no logran contrarrestar los índices de pobreza, inseguridad, crecimiento económico poniendo en tela de juicio la libertad y la justicia social que prometieron sus gobiernos.

La salsa en la década de los 70, 80 y principios de los 90 se reinventa a través de la posesión por parte de sus intérpretes y compositores de la cotidianidad que arropa a América con sus formas de hacer pensar y sentir la aceptación y expansión del género musical se da porque muchos de los seguidores de esté genero se ven reflejados en sus canciones sencillamente porque están inmersos en esa cotidianidad.

La salsa ha sido denominada como la música de la urbe, la música del pueblo por acoger los símbolos normas y costumbres más representativas de la mayoría, en este sentido la salsa como cultura popular y representante de las desigualdades sociales se ha asociado en algunas circunstancias con la política.

La salsa al ver las dificultades con las que se desenvuelve y que son propias de su momento histórico, hace un importante esfuerzo por a tratar de describir, criticar a los gobiernos que están de turno en América Latina, para finalmente plasmar en sus canciones la vida de los barrios y del mundo de vida popular.

Definir cultura popular, representa un desafío intelectual bastante grande, puesto que la cultura en muchas circunstancias se presenta como una variable difusa, contradictoria que abarca mucho y a la vez nada. Por lo tanto tomando en cuenta, la dificultad que tiene al referirse a cultura popular, se ha procedido a tomar la postura del autor Morag Shiach (1982) para poder evitar connotaciones innecesarias, que complicarían el desarrollo del presente trabajo. Esta postura permitirá desplegar con mayor facilidad el objetivo del presente ensayo que al describir la estrecha relación que existe entre la salsa como representación de la cultura popular y la actividad política.

…nunca se puede establecer una definición, porque cultura popular constituye una compleja serie de respuestas a los desarrollos históricos que se producen en las tecnologías de la comunicación, al aumento de la alfabetización o a los cambios en las relaciones de clases. (Shiach, 1992, citado por Street, 2000, p. 22)

Que a través del género salsero el continente latinoamericano haya encontrado un mecanismo de presión y crítica hacia los gobiernos de derechas, de izquierdas responde a la capacidad creativa y activa del sujeto, que le otorga una válvula de oxigeno a la sociedad que desea expresarse frente a los fenómenos de su tiempo. “La idea de Sujeto puede crear no sólo un campo de acción personal sino, sobre todo, un espacio de libertad pública”. (Touraine, 1997, p. 165).

Y en un espacio de libertad pública se convirtió la  salsa, a partir de mediados de los sesenta con la aparición de Eddie Palmieri, Tito Rodríguez y por supuesto las composiciones de Rubén Blades, que a través de sus letras le inyectan mayor vigor social en dónde se van reflejando las desigualdades sociales existentes en América Latina, poniendo especial énfasis en las dificultades que vive un segmento de la sociedad, por nombrar algunos temas asociados a la problemática de los sectores populares urbanos tenemos composiciones como: “Juanito Alimaña”, “Mi Gente” de Héctor Lavoe, “Pedro Navajas”, “Buscando América” de Rubén Blades, con los “Pobres Estoy” de Roberto Roena. Y otras composiciones de critica a la  política como “El Padre Antonio y su Monaguillo Andrés” de Rubén Blades; los temas que tocan estas canciones son aspectos del acontecer social, político y económico por los que atraviesa el continente latinoamericano, y como las desigualdades existentes dentro de las sociedades americanas dan pie a la conformación de una identidad que de una u otra forma se reinventa a través del arte, en este caso la música.

La salsa y su vinculación con la política

La habilidad de la cultura popular para producir articular sentimientos puede cimentar una identidad, y ésta a su vez, puede generar pensamiento y acción política. Sabemos quiénes somos por los sentimientos que experimentamos y las respuestas que damos a la vida, y lo que somos determina las preferencias y las expectativas. (Street, 2007, p.24)

La salsa en su sentido, como expresión del mundo vida popular, se refiere a un conjunto normas tradiciones y costumbres propias del Caribe, es por esto que la salsa en sus canciones hay un esfuerzo por poner las vivencias del pueblo que reflejen sus alegrías tristezas, y a su vez hay una gran mayoría de los ciudadanos se sienten identificados con lo que expresan aquellas letras.

Por lo tanto la salsa como expresión del mundo de vida popular, puede entrar en una relación de aceptación con la política, o de rechazo si la canción alude a una crítica muy fuerte a determinado gobierno. La situación de rechazo, se presento en el continente cuando en pleno apogeo de la canción “El Padre Antonio y su Monaguillo Andrés” está composición le fue prohibida cantar a Rubén Blades durante una gira que realizaba por los Estados Unidos durante la época de los ochenta. Es importante, destacar que aquella canción de Blades alude a una crítica del gobierno norteamericano, por la injerencia en la autodeterminación de los pueblos latinoamericanos, en donde financian a grupos de interés para derrocar a quién para el desarrollo de su política le estorba.

En el caso contrario la aceptación de la salsa responde a dos razones importantes a mencionar las cuáles son: la primera, a una satisfactoria relación con la política, y la segunda a una masificación profunda  del arte. 

“La cultura popular puede entrar en estrecha relación con la política, en especial con el concepto de ciudadanía, es decir, con el derecho a pertenecer a algo y a ser reconocido como tal, precisamente porque ofrece formas de identidad”. (Street, 2007, p. 25).

En consecuencia la cultura salsera más que asociarse directamente a la política interviene como un medio de expresión social, contra la práctica política ineficaz que no logra disminuir las desigualdades sociales. Es por esto, que la salsa, en sus canciones lo que intenta poner de manifiesto en el escenario, y mostrar a las sociedades es una concepción del mundo acompañado de una retórica, alegre y dinámica instrumental envidiable, envía un mensaje desafiante al sentido común que predomina en el colectivo.

La habilidad que demuestra la cultura popular para expresar pasiones y retos la convierte en una forma de gestión política, que naturalmente, puede utilizarse con efectos positivos o negativos, en justa correspondencia con las ideas liberadoras u opresivas que surgen en cada momento en su seno. (Street, 2007, p. 27)

Muchos de los políticos, en un intento de buscar y conquistar votos y seducir a un electorado se dirigen sin más preámbulos a la cultura popular. Es decir los políticos buscando la popularidad, y la aceptación de las masas se vinculan con representaciones de lo popular. Por poner un ejemplo, el Estado venezolano hace poco menos de un año ofrece un concierto abierto y gratuito a todo el público, invitando a estrellas del ámbito nacional e internacional, entre las que podemos mencionar a Oscar de León, Calle 13, Orquesta los Bam Bam de Cuba, Café Tacuba entre otros. Pero lo cierto de todo, es que con la realización de este concierto, el Estado sale fortalecido, porque logra compaginar su discurso de popular con las estrellas que invito, por otra parte sumado a lo anterior sale del evento una masa alegre y eufórica por ver a sus estrellas, sin pagar nada.

En este sentido esta acción del Estado puede catalogarse como “Populismo Cultural”[1], en donde la apreciación demagógica que se tiene del arte y en especial de la música sirva de estrategia para captar votantes para las próximas elecciones.  

La superación de la salsa y su expansión

La expansión del arte, el conocimiento, las ciencias, la educación, el mercado, la tecnología, la política y sus formas se debe en gran medida al impacto que han ejercido los medios de comunicación y en especial el efecto globalizador que ha tenido sobre las sociedades de oriente y occidente.

“La globalización es política, tecnológica y cultural, además de económica. Se ha visto influida, sobre todo, por cambios en los sistemas de comunicación, que datan únicamente de finales de los años sesenta”. (Giddens, 2000, p. 23)

En este sentido la expansión y masificación de la salsa responde a la organización de un sistema que fue creada con la finalidad de comercializar y difundir información a lo largo y ancho del territorio.  La llegada de las comunicaciones, fue un factor que sin lugar a dudas, le dio a la salsa la posibilidad de darse a conocer a través de todo el mundo, pero para que esto sucediera fue necesaria una estricta organización y difusión de la información a través de continuos mensajes de promoción para que ciudadanos de otras sociedades supieran de que se trataba.

La comunicación electrónica instantánea no es sólo una forma de transmitir noticias o información más rápidamente. Su existencia altera la textura misma de nuestras vidas, seamos ricos o pobres. Algo ha cambiado en esencia de nuestra experiencia cotidiana cuando puede sernos más conocida la imagen de Nelson Mandela que la cara de nuestro vecino del frente  (Giddens, 2000, p 24)

La aparición de las telecomunicaciones, le dio un giro de transcendental y dialéctico a la salsa y a todos los géneros musicales. Ya que está revolución de información que invadió al mundo posiciona a otros géneros y los pone a competir entre sí, creando nuevas fluctuaciones para el mercado económico.

La superación del género salsero responde en gran medida a la llegada de las telecomunicaciones y al profundo impacto que establecieron los medios de comunicación y el internet en los pueblos de oriente y occidente. La trascendencia que tuvo salsa, de no quedarse atrapada sólo en el grupo de los barrios de cualquier sociedad fue gracias al poderoso arsenal de los medios de comunicación y del internet. Muchas personas a nivel mundial, con tan solo un click desde su PC, pueden descargar música de todos los gustos, y no pagar, alterando al mercado y en especial a las disqueras. Uno de las consecuencias de la aparición de las telecomunicaciones y de los medios de comunicación es que la salsa en su formación se aleja de la cultura del barrio, para ahora referirse a aspectos de la esfera privada como el amor, la familia, la fiesta entre otros aspectos de la vida. Y como efecto positivo, producto de la globalización es que queda el registro histórico, para las nuevas generaciones de lo grandioso que fue la salsa vieja, que fue imaginada desde el barrio, sin embargo otro efecto inmediato es que a través de la vía cibernética de habla no hispana se pueden formar nuevas identidades culturales salseras iguales o más fuertes que las existentes en América Latina.

 

A modo de cierre

La salsa como expresión del mundo de vida popular del Caribe, fue posible gracias a prácticas democráticas que se dieron en toda la región. Un factor determinante, que permitió la expansión  mundial de la salsa como se comentó anteriormente fue con la llegada de las telecomunicaciones y la necesidad de comercializar el talento que era reflejado por los intérpretes de salsa.

Por otra parte la industrialización del mercado de la música, ha servido de instrumento no sólo para la salsa sino para otros géneros musicales para que realicen una crítica a la sociedad de su época, y traten de instaurar la creación de una identidad cultural, que cale más, y por supuesto en diferentes mercados.

Desligar el arte musical de la política, sería una arbitrariedad en todos los sentidos. Ya que el sujeto o artista que canta, escribe, modela, toca un instrumento está en inmerso en una determinada sociedad y no puede desligarse de lo que está haciendo o expresando. Y en el caso de la salsa, sus exponentes más sobresalientes se inspiraron en una realidad, que los marcó y a través de la música decidieron expresar sus ideas y pensamientos.

El reconocimiento del otro sólo es posible a partir del momento en que cada uno afirma su derecho a ser sujeto. Complementariamente, el Sujeto no puede afirmarse como tal sin reconocer al otro en ese mismo carácter, y ante todo si no libera del a el que conduce a su exclusión. (Touraine, 1997, p. 177)

En consecuencia, la salsa como representación de la cultura popular latinoamericana, se muestra ante el mundo como una expresión propia de su continente, que reconoce y afirma la existencia de otras culturas, tanto que la salsa en su evolución incorpora instrumentos pertenecientes a la cultura europea como es el caso del violín, el trombón con la intención de nutrir, y crear una sintonía plena al género musical. La salsa se muestra y se expande en la medida, en que mira y describe a un continente marcado por la opresión, la injusticia, las desigualdades sociales pero su crítica se hace de forma alegre dinámica que contagia a cualquiera por su particular ritmo.  

Referencias bibliográficas

GIDDENS, Anthony: Un Mundo Desbocado. Los efectos de la globalización en nuestras vidas.  Madrid: Taurus, 2000

RONDÓN, Cesar Miguel: El libro de la Salsa: crónica de la música del Caribe urbano. Caracas: Arte (1980)

STREET, Jhon: Política y cultura popular. Madrid: Alianza Editorial, Primera parte:

Lo político y lo popular. 2007

TOURAINE, Alan: ¿Podremos vivir juntos? México: Fondo de Cultura Económica,

Capítulo IV (Alta, media y baja modernidad) y V (La sociedad multicultural). 1997

Wilkie, Irene & Arnaiz, Carmen. (2011, 4 de febrero). Spanish: A Grammar and Work Book Intermediate. [Homepage]. Consultado el día 4 de febrero de 2011 de la World Wide Web:


[1] Véase Street, 2007, p. 33.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: