¿Venezuela totalitaria o autoritaria?


Leandro Buzón

Resumen

El presente ensayo, partiendo de una orientación comprensiva, estará concentrado en tres partes fundamentales. La primera de ellas, se propone describir el proceso que para muchos analistas es considerado como la manifestación e inicio de la decadencia de la democracia venezolana, que comienza a partir del año de 1989 con el conocido “Caracazo”, evento el cual se suscitó bajo el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez.  No obstante, al realizar una lectura histórica, sociopolítica, y económica de este hecho hasta nuestros días, es evidente que el Estado venezolano, y su sociedad empieza a configurarse de manera diferente y sólo era cuestión de tiempo para que se empezaran a notar los cambios. La segunda parte  del ensayo consiste en  caracterizar el fenómeno del chavismo, desde su llegada al poder hasta el año 2007, con la no aprobación de la Reforma Constitucional, suceso que refleja la primera derrota electoral del gobierno de Chávez. En la tercera y última parte del ensayo, se intentará ofrecer  modestamente la comprensión del  fenómeno del chavismo que ha sido catalogado por innumerables analistas, medios de comunicación, sociedad civil, partidos políticos,  como régimen totalitario, partiendo de una reflexión sociológica, de los hechos anteriormente nombrados como son: el Caracazo, y la llegada de Hugo Chávez al poder se indicará hasta el presente si Venezuela es totalitaria, o tiene rasgos de esta forma de gobierno. Las categorías conceptuales que ayudarán a aproximarse hacia la comprensión del chavismo serán tomadas del modelo abstracto que concibe el autor  William Kornhauser, que son conocidas como las “condiciones de la sociedad de masas” la cual contempla las variables: la accesibilidad a las élites, y la disponibilidad de grupos que no constituyen élites

 

Aumento de la gasolina, y enseres básicos  detonantes de la revuelta: El Caracazo

Durante el fin de semana del 25 y 26 de febrero de 1989, (López Maya, 2006) entró en vigencia en todo el país el aumento en 100% del precio de la gasolina, según lo pautado por la política de ajustes macroeconómicos anunciada por el gobierno del presidente Pérez el día 16, así como el consiguiente aumento de las tarifas del transporte público. El impacto de estas medidas no se haría esperar, y en cuestión de horas se alza una revuelta popular, sin precedentes.

En Caracas, como en las otras grandes ciudades del país, se instalaron barricadas, cierres de vías, quema de vehículos, saqueos a comercios, balaceras de la policía hacia ciudadanos, se presentaba un desorden social de gran escala registrado en el país y por supuesto la ruptura del espacio político e institucional del Estado presidido en aquel entonces por Carlos Andrés Pérez, esté sin embargo restableció el orden a la fuerza, pero ya el daño estaba hecho. Se dice que el daño ya estaba hecho, porque desde este momento la sociedad venezolana, percibe por completo la debilidad político institucional, en donde se transmite la sensación antipolítica y anómica de la sociedad venezolana, en dónde se empieza a tener una percepción negativa de sus dirigentes, ya que estos no lograron materializar los intereses colectivos, los cuales los llevaron a ocupar el poder. Y el discurso que empieza a tejerse en el imaginario colectivo, es que la política no sirve para nada, la política solo sirve para beneficiar a un pequeño grupo o élite.

Según la literatura especializada, sobre las revueltas urbanas, las acciones del estilo de las practicadas durante el Caracazo son propias de sociedades pre-modernas, pues en las modernas la conflictividad social se exterioriza bajo la conducción de actores organizados y desde un repertorio de formas de protesta cuya naturaleza es más bien pacífica o convencional y en casos especiales confrontacional. (López, Maya, M, (2006), p: 62-63).

Siguiendo lo reseñado por dos de los principales diarios capitalinos de circulación nacional, El Nacional y El Universal, el 27 de febrero, a primera hora de la mañana, comenzaron las primeras protestas en algunos puntos neurálgicos del transporte colectivo suburbano de la ciudad capital.  En el terminal de Nuevo Circo de Caracas, lugar de recepción de quienes vienen de las ciudades dormitorios, y en las paradas de transporte colectivo para Caracas de las ciudades dormitorios de la Guaria, Catia La Mar y Guarenas antes de las seis de la mañana comenzarían las primeras protestas. (López, Maya, M, (2006), p: 65-66)

Durante la tarde y horas de la noche del día 27 de febrero las protestas toman mayor fuerza, en Caracas y otras ciudades y se intensificaron al caer la noche.  Posteriormente, en la madrugada el Ejército fue ordenado a salir a las calles para control militar de la ciudad.

El 28 de febrero: La búsqueda del control a través de la represión 

Luego de la noche de saqueos en áreas comerciales de la ciudad capital, en sus suburbios y en algunas ciudades del interior, el martes se generalizó la rebelión en buena parte de las ciudades del país. En Caracas, las principales avenidas fueron tomadas por centenares de manifestantes que destrozaron puertas y vidrieras y se apoderaron de todo.  Entre las consignas que se oían y quedaban escritas en las paredes de la ciudad estaban: “El pueblo tiene hambre”, “El pueblo está arrecho, “¡Basta de engaño¡”  (López, Maya, M, (2006), p: 71).

Durante las primeras horas de la revuelta popular, el Estado no aparecía, no daba explicaciones de lo estaba sucediendo en las calles de la ciudad, en consecuencia la incertidumbre aumentaba velozmente. Aproximadamente las seis de la tarde, como señalan historiadores interesados en reconstruir esté capítulo de la historia venezolana,  se produjo una cadena nacional de los medios de comunicación y el presidente Pérez en compañía de su gabinete declaró la suspensión de las garantías constitucionales y el estado de sitio de 6:00pm a 6:00am en los próximos días.

Con el toque de queda, la rebelión comenzó a ceder empujada por una represión atroz que se desato contra la población, sobre todo contra los habitantes de las barriadas populares de Caracas. Esta represión ya se había manifestado en ciertas zonas de la ciudad durante el día, pero se intensificó en la noche y los días siguientes. Las distintas policías y el Ejército, en un desesperado intento por controlar la situación, se ensañaron contra los vecinos en los barrios populares. (López, Maya, M, (2006), p: 71).

Con las medidas de control represivo que se implementaron desde el Estado para controlar a la masa enardecida, por las medidas macroeconómicas tomadas por CAP y su gabinete, se logra la calma en los días siguientes. El saldo de la acción represiva del Estado dejo innumerables pérdidas económicas, políticas y severas fracturas en la sociedad venezolana que posteriormente fueron capitalizadas por grupos de izquierda,  y otros grupos que aprovecharon el ambiente de la antipolítica. Frente a los continuos movimientos sociales, que se presentaban en el país a principios de la década de los ochenta la democracia venezolana instaurada desde el año de 1958, con la caída de Marcos Pérez Jiménez y la firma del “Pacto de Punto Fijo”, está democracia se veía asediada por los continuos levantamientos que se producían en el país. El evento del “Caracazo” puede ser descrito sociológicamente a través de la postura de Alan Touraine, sobre “Los Movimientos Sociales Periféricos”.

La idea más simple es que hay diversas relaciones de clase y movimientos sociales que entran en interacción en un campo político o incluso se combinan en su propio nivel. Pero el estudio de esas situaciones históricas no basta porque los sectores modernos y los sectores arcaicos no sólo se yuxtaponen; los primeros dominan a los segundos de modo que un movimiento social periférico tiende a disociarse por una parte, tiende a degradarse en su propio campo, a perder su referencia con un sistema de acción histórica a convertirse en simple presión institucional o reivindicación institucional. (touraine, 1995, p. 273)

En este sentido el conflicto del Caracazo, confluyen tres elementos principales que se combinaron y produjeron este fenómeno violento por parte de las masas.

En primer lugar la implementación de las medidas macroeconómicas, de una u otra forma condujeron al  alejamiento o restricción de las clases populares a poseer bienes y servicios puesto que éstos, no tenían como responder ante esta medida económica, por la escasez de poder adquisitivo. En este sentido vale la pena destacar que en el Caracazo la mayor parte de los lugares saqueados no eran bienes básicos, sino artículos de consumo. El Estado en su discurso, en su acción, como clase social dirigente se impuso con el dictamen de estas medidas, asegurando el papel de la clase dominante.

En segundo lugar, está política fue sectaria puesto que no contempló a los más débiles o clases populares del país, que no serían capaz de visualizar un cambio tan radical, que cambiaría sus vidas de un día para otro

Y como tercer elemento salen al escenario político, movimientos de izquierda que a través de su discurso radical exigen reivindicaciones, y deseos de justicia social.  Y en vista de la larga ausencia por parte del Estado, el colectivo busca como resolver a través de medios violentos no institucionalizados ni amparados por la Constitución Nacional.

 

El 4 de febrero de 1992

A partir del “Caracazo”, y lo largo de todo el año de 1990 el gobierno de Pérez enfrento numerosas críticas referidas al saldo de muertes y pérdidas producidas por tal evento, se suman problemas como los: casos de corrupción, el tratamiento de la disputa limítrofe con Colombia, en el contexto de malestar social que los resultados positivos que mostraban los indicadores económicos, como efecto del programa económico en marcha, no lograban disminuir, pues no habían tenido tiempo de “permear” como era de moda decir, a las capas más pobres de la población. Por cierto esas carencias institucionales que se habían argumentado a favor de la estrategia de “shock”, se hicieron sentir en la ausencia de programas sociales que compensasen los efectos negativos iniciales de los ajustes económicos, o que acelerasen la difusión a las capas más pobres de los efectos positivos que se fuesen produciendo. (Bautista, Urbaneja, D, (2009), p: 91)

Con el perfil de acontecimientos negativos suscitados durante el año de 1989, vino a integrarse otro eje que venía desarrollándose desde hace un tiempo atrás.

…hacia 1983 un grupo de oficiales se había conjurado para dar traste con el orden político existente. Parte de ellos estaba bajo la influencia de grupos de extrema izquierda, de esos que vimos que mantuvieron posiciones radicales e incluso armadas, cuando los troncos principales de la subversión guerrillera se dieron por derrotados y se acogieron a la política de pacificación” (Bautista, Urbaneja, D, (2009), p: 90)

Mediante un selectivo sistema de reclutamiento, en el cual confluyeron grupos con diversas motivaciones, que desean dar un cambio radical al orden político existente para aquel entonces. Se instaura un grupo de conspiración, integradas por oficiales en su mayoría de Fuerzas Armadas Nacionales (FAN). Los oficiales conspiradores del MBR-200, deciden dar el golpe de Estado el 4 de febrero de 1992. El golpe fracasa.

A pesar de que los conjurados que tenían a cargo misiones en Maracaibo, Valencia, Maracay, el aeropuerto de la Carlota logran importantes objetivos, el objetivo crucial de tomar Miraflores y capturar- es materia de controversia si el magnicidio también se contemplaba a Carlos Andrés Pérez no pudo ser alcanzado. (Bautista, Urbaneja, D, (2009), p: 93)

El oficial a cargo era el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías. Fracasada la operación Chávez se rindió, y pidió a sus demás compañeros que se rindieran, puesto que los objetivos en Caracas, no se habían logrado. De este modo, Chávez fue enjuiciado y como alegan varios historiadores había nacido en el país una nueva figura política: Hugo Chávez.

La llegada de Chávez al poder

Desde la caída de Marcos Pérez Jiménez en al año de 1958, y la concreción de la firma del “Pacto de Punto Fijo”, los partidos políticos que firman este pacto (Acción Democrática, COPEI, Unión Republicana  Democrática URD), se comprometían a aceptar y respetar los resultados electorales del partido que resultase ganador, y a formar un gobierno de coalición en torno al presidente que resultará electo para ese periodo, pos-dictatorial. El Pacto de Punto Fijo, marcaba en la historia venezolana un estilo de hacer política, el cual se fundamentaba, en el hecho de que las mayorías fueran leales y sintieran un compromiso con el sistema democrático que para aquel entonces era endeble y propenso a quiebres. La democracia se instaura durante cuarenta años, pero a principios de los ochenta comienza su paulatino declive en su estructura, que posteriormente es capitalizada por Hugo Chávez.

Como se ha narrado anteriormente a principios de los ochenta, en eventos como el Caracazo, y el 4 de febrero las estructuras democráticas, estaban sucumbiendo ante diversos contextos que afectaban al país; en el contexto económico, los precios del petróleo disminuyeron notablemente, lo cual impuso severas limitaciones a los gobiernos que llegaban al poder. En el contexto social, las demandas sociales de la mayoría no eran solventadas y aumentaban las desigualdades sociales; en el contexto político la democracia afronta su crisis más fuerte puesto que la legitimidad y efectividad de los gobiernos democráticos y sus líderes se encontraba comprometida, puesto que eran señalados de estar vinculados en hechos de corrupción que se asocio a grupos de élite, que manipulaban la renta petrolera, hacia sus aliados y partidarios.   

En 1984 el historiador Germán Carrera Damas, en su trabajo “Una Nación Llamada Venezuela”, describió a Venezuela como una sociedad abierta, en el cual la democracia y sus procedimientos, sus formas de hacer, pensar o sentir eran valorados en sí mismos, por sectores significativos de la sociedad venezolana.

Bajo el principio de sociedad abierta, que describe Carrera Damas (1984) a la sociedad venezolana  bajo esta premisa historiográfica podría decirse  se da el ascenso al poder de Hugo Chávez, como líder político en su discurso toma elementos como: la retórica de antipartidos, y antipolítica que estaban en el imaginario colectivo desde hace algún tiempo, apalabrando en su discurso la eliminación de las desigualdades sociales y la justicia social, en consecuencia capitaliza el descontento popular y obtiene el apoyo de las clases medias del país, para ganar contundentemente los comicios electorales del año de 1998.

La primera victoria electoral de Hugo Chávez abrió un nuevo capítulo todavía en desarrollo, en la historia política venezolana. Esa victoria recuperó de un solo golpe rasgos del pasado venezolano: caudillismo y personalismo del líder político que ofrece justicia social a masas de excluidos. El triunfo otorgó suficiente legitimidad al presidente para convocar una Asamblea Constituyente que transformo completamente el sistema institucional. (Villarroel, G, (2008), p: 71).

Chávez y su afianzamiento en el poder.

Con la aprobación de la Asamblea Constituyente se amplió el mandato constitucional a seis años y se autorizó la reelección inmediata, en la práctica el presidente desde entonces ha gobernado de manera impulsiva, proponiendo e instalando progresivos cambios en el Estado y la sociedad venezolana.

El nuevo texto constitucional, aprobado en 1999, eliminó las bases políticas de la democracia que había conocido Venezuela y dio inicio a una nueva legalidad: la democracia ahora sería “participativa, protagónica y directa y dejarían de existir mediaciones entre el pueblo y los gobernantes. (Villarroel, G, (2008), p: 71).

Con este nuevo cuadro constitucional Chávez fue reelecto y gana las elecciones del año 2000 y seguidamente propone la Ley Habilitante en el (2001), que es aprobada por la Asamblea, a partir de este momento el gobierno se pone como meta intervenir y afectar la estructura de la propiedad privada, el funcionamiento de la economía y los mecanismos administrativos del gobierno.

Al iniciarse el año 2003 en Venezuela, hay un segmento de la sociedad que no está de acuerdo con los cambios, propuestos por el gobierno de Chávez se suma una clase dirigente del país al paro petrolero. El gobierno de Chávez, sale milagrosamente y muy fortalecido políticamente de este evento. Logra retomar las riendas del país, a su regreso despide a las personas que se suman a este paro petrolero provenientes de PDVSA, por considerarlos traidores a la patria que desestabilizaron al país.

En el año 2004, Chávez enfrenta un referendo revocatorio, en el cual sale victorioso nuevamente. “Poco después culmina la desarticulación de la legitimidad legal o racional construida después de 1958: se desmantela la Corte Suprema de Justicia, que paso a estar compuesta por jueces leales al presidente”. (Villarroel, G, (2008), p: 72).

En el año 2006, Chávez gana nuevamente las elecciones presidenciales y procede a profundizar sus medidas y como encararía los próximos años de gobierno. Esta nueva victoria electoral, impulsa el gobierno de Chávez a tomar medidas que indican a profundizar el socialismo del siglo XXI.

“…Desde la nueva victoria electoral y el vertiginoso aumento de los precios del petróleo, el presidente procede al relanzamiento de su propuesta política. Radicalizando los componentes revolucionarios y proponiendo sin más, el paso al socialismo. Al socialismo del siglo XXI se llegaría según la propaganda oficial desplegada a lo largo y ancho del país, poniendo a máxima revolución los cinco motores uno de los cuales era, justamente, La reforma constitucional. (Villarroel, G, (2008), p: 72).  

En el año 2007 se entra en el apasionado, y álgido debate sobre la Reforma Constitucional. Esta contienda electoral fue la primera derrota del gobierno de Chávez, y la primera victoria de los grupos de oposición que al retirarse del escenario político logran articular una serie de esfuerzos entre diferentes actores políticos, entre los cuales destaca el movimiento estudiantil, obteniendo como resultado que se está tejiendo o armando un nuevo ambiente y clima cívico que propone una forma alterna de hacer política. 

¿Las acciones el Estado presidido por Hugo Chávez apuntan hacia la conformación de un Estado totalitario?

El proyecto revolucionario del actual gobierno propone no sólo cambios a nivel político, económico, y social sino que además pretende transformar la cultura colectiva cívica  sentida por los venezolanos desde hace muchos años. Esta transformación alude al nacimiento del hombre nuevo, que sigue los ideales de igualdad y solidaridad. Pero, lo curioso de Chávez y su gobierno es que ha atentado contra la libertad, valor principal de la democracia, y pretende igualar a todos los ciudadanos cada vez más de acuerdo a normas y preceptos que el Estado anuncia continuamente.

Creo que es más fácil establecer un gobierno absoluto y despótico para un pueblo en el que las condiciones de la sociedad sean iguales que para cualquier otro, y que si un gobierno semejante llegara alguna vez a establecerse para ese pueblo, no sólo oprimiría a los hombres sino que eventualmente privaría a cada uno de ellos de varias de las supremas cualidades humanas. (Tocqueville, A, 1945, VII, p: 322), citado por Kornhauser, W, 1969) 

En este sentido el proceso de continuos cambios por parte del gobierno de Chávez obedecen al cambio estructural que el chavismo ha realizado en el Estado a través de sus instituciones su discurso marxista cargado de resentimiento y  rabia hacia una clase social dominante quienes son los dueños del capital económico. Es decir, Chávez ha logrado cambiar la relación estructural entre los que tienen mucho, y los que no tenían nada o poco, esto ha sido posible por medio de la canalización absoluta de la riqueza petrolera, y creando la dependencia de muchos ciudadanos hacia el Estado, con la creación de nuevos ministerios, lo que generando un aumento significativo y descontrolado del gasto público.

El proceso histórico político de Venezuela, ha transcurrido por altos y bajos. En este sentido la masa venezolana producto de una democracia endeble, que no lograba disminuir las desigualdades sociales, esta masa reacciona manifestando sus problemas a través de revueltas populares. La masa popular ya sea mediante el liderazgo del demagogo se nutre con apoyo popular. Chávez líder con rasgos militarista logra situarse en el poder, bajo la consigna de reivindicaciones, y justicia social.

“Por consiguiente la sociedad de masas es la sociedad igualitaria en la que las masas proponen líderes a su imagen y semejanza. El resultado es que produce el gobierno de los incompetentes”. (Kornhauser, W, (1959), p: 25)

El pueblo de Venezuela reaccionó como cualquier otra sociedad que demanda resolución de sus problemas sociales de años anteriores,  querían algo nuevo, y lo nuevo que nació fue el producto de la antípolitica, cultivó en el país durante la década de los ochenta, y se materializo a finales de los noventa. El líder creado por las masas del país, es el líder que reclama un incremento de oportunidades, para los olvidados, por lo tanto el clima en la sociedad venezolana, es que querían resultados de hoy para mañana. Las élites en Venezuela transitaron por lo que es llamado por Ortega y Gasset como “una pérdida del exclusivismo de la élites”. Es decir, la élite política, intelectual y económica de Venezuela vivieron  durante muchos años de espaldas al país, y cuando intentan retomar su rol y mostrar su presencia, ya era demasiado tarde, el demagogo contaba con el apoyo suficiente para hacer y transformar.

En consecuencia el chavismo se muestra como un grupo protector, ante las élites que han dominado por mucho tiempo a los grupos que no constituyen a la élite. Pero, en su contraparte en la sociedad venezolana ha surgido otra élite, mal llamada por grupos de oposición como “boliburguesía” que ha marcado su acción por la revolución que ha depuesto a la práctica democrática en Venezuela. En el capitulo “Condiciones de la Sociedad de Masas, (Kornhauser, (1959) define a la sociedad de masas como:

 “La sociedad de masas es un sistema social en el que las élites son fácilmente accesibles a la influencia de los grupos que no constituyen elites, y estos últimos se encuentran en alta disponibilidad a ser movilizados por aquellas.” (Kornhauser, W, (1959), p: 25)

Encasillar a la sociedad venezolana en algunos de los modelos propuestos por el autor Kornhauser, no sería del todo pertinente puesto que requeriría de un estudio más exhaustivo, sistemático, y estandarizado para poder determinar con mayor pertinencia si Venezuela cala en ese modelo. Pero lo cierto, es que este modelo propuesto puede observarse como Venezuela ha tenido una transición en su sociedad. Pasamos de ser una sociedad comunal, a una sociedad pluralista. En el enfoque histórico venezolano la sociedad pluralista podría enmarcarse en los cuarenta años de apertura democrática hasta el presente, con sus altos y bajos. Pero a su vez estamos inmersos en una sociedad de masas que posee élites accesibles y la disponibilidad de grupos que no lo son, por lo tanto esto implica que de una u otra forma existe la escasez de grupos independientes, que no pueden impedir que tanto las élites como los que no son élites puedan movilizar grupos.

Sin embargo el modelo de la sociedad totalitaria requiere de una élite inaccesible y una población dispuesta a mantener un sistema de control y represión total. A este punto, en Venezuela aún no se ha llegado, puesto que con base al racionamiento y argumentos anteriormente expuestos, y con lo que acontece en la realidad, cada vez hay más grupos promoviendo a que exista la pluralidad, es decir grupos dispuestos que están comprometidos a movilizar a más gente cada vez para impedir este sistema, de represión al que aún no se ha llegado. Pese a que el Estado ha querido controlar y regular más la forma de vida de los venezolanos, no ha acudido al terror, pero si a la represión cuando ha sido necesario, pero más que al terror se ha dedicado a controlar y a mantener regulado la libertad de expresión ganando terreno con el control del poderoso arsenal de los medios de comunicación. Por otra parte, en Venezuela hay una gama de actores sociales que promueven el activismo político, como lo son los estudiantes, intelectuales, políticos entre otros que de una u otra forma, anhelan el cambio social o por lo menos la modificación del Estado actual del país cargado de una gran polarización y sensación de incertidumbre por no saber que va a pasar. La historia, está aún por escribirse, y el mundo de las ciencias sociales, sin lugar a duda tendrá un rol protagónico en poder explicar y comprender este fenómeno.       

A modo de cierre

La gente se vuelve capaz de ser movilizada por las élites cuando carece de vida grupal independientemente o cuando la pierde. El término masas se usa sólo  cuando se trata de gente que no puede integrarse dentro de partidos políticos, o gobiernos municipales, o asociaciones profesionales o sindicatos. (Arendt, H, 1951, p: 305)

En Venezuela en la actualidad si existen grupos y formas de organizaciones que cada vez se expanden más, partidos políticos nacientes como Primero Justicia, Nueva Organización Social, asociaciones que promueven la importancia del voto, por ejemplo (Voto Joven)  organizaciones vinculadas al trabajo comunitario. La contraparte del Estado venezolano ha sido controlar paulatinamente la organización social espontanea y favorecer la emanada por el Estado, por ejemplo los Consejos Comunales.

 La falta de relaciones autónomas origina la alineación social generalizada. La alienación acentúa la a atracción que suscitan los movimientos de masas porque proporciona ocasiones de expresar resentimientos contra lo que existe, a la vez que promete un mundo totalmente distinto. En pocas palabras la gente atomizada es fácil de movilizar. (Kornhauser, W, (1959), p: 25)

En el país pese a todas las intervenciones propuestas por  Hugo Chávez hacia la sociedad venezolana, aún existe la cohabitalidad de diferentes partidos políticos, personas que piensan diferente, en pocas palabras la disidencia. Más que totalitarismo, en nuestro país se está transitando por un régimen autoritario, que le tiene declarada la guerra al capitalismo, hay una presencia de autoritarismo que se disfraza de democracia, porque se ampara en la constitución nacional  que se tergiversa y manipula hacia la conveniencia de la élite bolivariana. Pero el deber ser de todos los actores sociales, y en especial de los grupos que no constituyen  élites como lo son políticos, intelectuales, obreros, estudiantes entre otros grupos presentes en el país, es mantener una “investigación acción participativa”[1]continua y sistemática como dice Maritza Montero, para lograr un fin liberador de la opresión. 

Con los fenómenos históricos anteriormente descritos como lo son: El Caracazo, El 4 de febrero, y la llegada de Chávez al poder,  se puede apreciar que estos dos gobiernos han intervenido, en diferentes magnitudes y proporciones. A través de los hechos históricos queda demostrado que la intervención del Estado no está en función la adscripción de una corriente o ideología política determinada, sino que esta forma parte de su propia naturaleza. El gobierno de Chávez, no renuncia a rol de tutelar por completo a  la sociedad venezolana, pero este exceso de tutelar ha incidido en decisiones autoritarias que atentan contra la democracia.

 

Bibliografía.

Arendt, Hannah. Los orígenes del totalitarismo. Madrid, Alianza Editorial, 2006 [1948].

Bautista, Urbaneja, Diego. (2009). La política venezolana desde 1958 hasta nuestros días. Caracas, Publicaciones UCAB.

Carrera, Damas, Germán. (1984). Una Nación Llamada Venezuela. Caracas, Monte Ávila Editores.

KORNHAUSER, William. Aspectos políticos de la sociedad de masas. Buenos Aires, Amorrortu,

1969 [1959]. Parte I (Teoría de la sociedad de masas).

López, Maya, Margarita. (2006). Del Viernes Negro al Referendo Revocatorio. Caracas, Alfadil

Touraine, Alain. (1995). Producción de la Sociedad. México, Universidad Nacional Autónoma de México UNAM.

Villaroel, Gladys. (2008). Cosa Nueva, Cosa Vieja el Contexto Político de la Violencia. Caracas, pp 67-94

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: