Democracia no es Tecnocracia


He recibido su carta del 22 de marzo, y adjunto a ella el acuerdo dictado por el Centro de Ingeniería Agronómica

 

El Acuerdo dictado por esa entidad se refiere a la proyectada reorganización del Instituto Agrario Nacional, y al hecho de que su Presidente no será un ingeniero agrónomo, sino un perito agrícola, y considera esa entidad que con ello se comprometería ¨en gran parte el éxito de la reforma agraria¨.

 

Debo manifestarle a este respecto que el Gobierno considera que ustedes han ejercido el derecho de representación ante los Poderes Publico, que a los ciudadanos o grupos de ciudadano asignan las Constituciones y las prácticas de los países regidos democráticamente. Desde este punto de vista ello resulta inobjetable, y más bien lo aprecio como un signo de interés ciudadano por la buena marcha de la administración pública, digno de todo encomio. Pero gobernar es también explicar, me creo en la obligación de definir algunos puntos de vista del Gobierno. Democracia no es Tecnocracia. Es un régimen en el cual se escogen para cargos que no sean estrictamente técnicos a personas que el Gobierno considere idóneas y capaces para desempeñarlos; y así como no tienen que ser necesariamente profesionales del agro los Ministros de Agricultura y Cría, ni ingenieros industriales los Ministros de Fomento, ni ingenieros de minas los Ministros de Minas e Hidrocarburos, de igual manera no es imprescindible que sea un ingeniero agrónomo el Presidente de la IAN. En el caso del ciudadano ya escogido para presidir ese organismo, y cuyo nombramiento será publicado en la Gaceta Oficial, se trata de una persona con versación en cuestiones agrarias teóricas y prácticas, que estará rodeada, tanto en los cargos ejecutivos como en los directivos del instituto, por personas versadas en la materia: agrónomos, economistas y representantes directos del sector más interesados en la reforma agraria, del propio campesinado.

 

Me permito llamarle la atención acerca de la posible utilización de la buena fe y el entusiasmo juvenil de ustedes por parte de individuos interesados en escalar posiciones burocráticas y de otros que consideren conveniente a sus planes reaccionarios crearle la mayor cantidad posible de dificultades al régimen democrático constitucional recién establecido en el país. Por la estimación que siempre he demostrado por la juventud de mi país, me permito ponerla en guardia frente a manejos de individuos ansiosos de abrirse camino hacia alta posiciones administrativas, y frente a los calculados planes de quienes desean fomentar conflictos en cadena para entorpecer la estabilidad del régimen que presido.

 

He sido tan explícito en esta carta porque con ello he querido demostrar que analice la petición de ustedes a fondo y con ánimo receptivo; y por eso, al responderla, no me limite al rutinario acuse de recibido.

 

                Lo saluda cordialmente su amigo y compatriota

Miraflores, 30 de marzo de 1959.

 

Rómulo Betancourt

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: